Festivales de las lunas llenas

Los tres festivales espirituales en las lunas llenas de primavera

De la misma manera que el latido del corazón humano establece el ritmo por el que circula la sangre a través del cuerpo, la energía del amor fluye a través de la vida con su propio modo y ritmo. En el caso de nuestro planeta Tierra, el flujo y reflujo del amor emanante del corazón del Sol está indicado por los ciclos de la luna. El momento de la Luna llena es la marea alta del flujo planetario, simplemente porque la Luna no se interpone entre el Sol y la Tierra, sino que está directamente opuesta al Sol. En los periodos de Luna llena, cada uno puede participar más plenamente en el caudal de amor divino, ya que el flujo de energía se encuentra, entonces, en su punto culminante

Cuando la luna esta llena es como si se abriera una puerta entre el Sol y la Tierra. La luna siempre está ahí, pero al volverse llena en relación a la tierra es cuando más abierto está este conducto, lo cual relaciona a la Humanidad con la Jerarquía más fácilmente que en otros momentos. La luna es un planeta muerto, sin vida ni luz propia, sólo reflejada.

Tres festivales espirituales tienen lugar en las lunas llenas de Aries, Tauro y Géminis, normalmente en los meses de abril, mayo y junio, y se celebran simultáneamente en todo el mundo.

El alineamiento del Sol y la Tierra a través de la Luna llena y la fuerza de estos antiguos festivales permite recibir energías espirituales aún más potentes que en las otras lunas llenas. Grandes energías se hacen asequibles: las energías de Luz, Amor y de Voluntad. Para la Humanidad es el tiempo de mayor asimilación.

Las energías liberadas dan un mayor empuje, una nueva atmósfera, una mayor oportunidad para el servicio, y facilitan la resolución de los graves problemas que tiene planteada la humanidad, en particular sobre sus correctas relaciones.

El festival de Pascua. Luna llena de Aries

Es el festival de Occidente, normalmente en abril, y punto principal del año cristiano.

Expresa el principio del Amor de Dios.

Las fuerzas de Restauración son activas en este periodo. Este tipo de energía es particularmente de naturaleza creadora y aporta “la vida que da nacimiento a la forma”. Invita al hombre a pensar, a proyectar planes, a emprender acciones.

El festival de Wesak. Luna llena de Tauro

Es el gran Festival de Oriente, normalmente en mayo. Buda cada año en el festival de Wesak se acerca mucho a la humanidad y trae la energía de Shamballa que se distribuirá al mundo a lo largo del siguiente año.
Expresa los principios de sabiduría y propósito divinos.

Las fuerzas de Iluminación son activas en esta época. Estas fuerzas están asociadas a la comprensión divina y pueden alcanzar a aquellos que aman y que sirven a sus semejantes.

Este festival se celebra en un valle remoto de los Himalayas. La Jerarquía se reúne con todos sus miembros, en presencia tanto en cuerpo físico como fuera del físico. El Cristo, y los jefes de los otros dos grandes Departamentos, el Manu y el Señor de la Civilización, se disponen en formación triangular, frente a una enorme piedra plana sobre la cual descansa un gran recipiente de cristal lleno de agua pura. Cuando la luna se asoma por el horizonte, en el momento de la luna llena de Tauro, viene el Buda, Gautama Buda, que llega de Shamballa, y ronda alrededor de la piedra y el recipiente y le transmite al Cristo la energía llamada fuerza de Shamballa. El Cristo la hace circular por los tres Señores, la Jerarquía la sujeta, y la liberará gradualmente en el mundo hasta el plenilunio de Libra, cuando es retirada hasta el próximo Wesak.

La gente de la zona, tibetanos y los peregrinos del Norte de la India, se juntan en un extremo del valle mientras esta gran ceremonia tiene lugar. Entonces el agua del recipiente de cristal, bendecida por la presencia del Buda, se reparte entre todos los participantes, en un evento de gran contenido significativo.

El festival del Cristo. Luna llena de Géminis

El festival de la luna llena de Géminis, normalmente en junio, se llama de hecho “el festival de la Buena Voluntad” o “el festival de la Humanidad”. También se conoce como “festival del Cristo, porque en él, Cristo se presenta como el representante de la humanidad, como el “hermano mayor de una gran familia”, Es un festival que celebra el acercamiento de la humanidad a Dios.

Expresa el principio de la aspiración humana hacia Dios y la fusión de distintas tradiciones espirituales por el hecho insólito de la invocación. Desde 1952 se le ha considerado como el Día Mundial de la Invocación.

Las fuerzas de Reconstrucción son activas en este periodo. Estas fuerzas son eficaces en las relaciones humanas, y son energías de síntesis, constructoras y transforman la teoría de la unidad en una experiencia práctica.

Meditaciones de transmisión

Muchos grupos de Meditación de Transmisión de todo el planeta celebrarán los tres festivales de Primavera con meditaciones de 12 a 24 horas. Proporcionan una oportunidad única a los grupos de todo el mundo para establecer juntos un potente ritmo. A lo largo de las 24 horas, la Jerarquía puede conectar todos los grupos que trabajan juntos en la red de luz global que ellos están constantemente creando y potenciando. Existe un poderoso factor psicológico implicado: el estímulo añadido a la aspiración y al servicio que la celebración de estos festivales promueven.

Las fechas para el año 2021 serán las siguientes, en periodos comprendidos entre las ocho de la tarde del viernes y las ocho de la tarde del sábado.

– Festival de Pascua, Aries: viernes 2 a sábado 3 de Abril.

– Festival de Wesak, Tauro: viernes 23 a sábado 24 de Abril.

– Festival del Cristo, Géminis: viernes 21 a sábado 22 de Mayo.

Habrá una BENDICIÓN DE MAITREYA a las tres de la tarde (hora local), los domingos 4 de Abril, 25 de Abril  y 23 de Mayo.

Meditación de luna llena
La meditación en el momento de la luna llena es una importante forma de servicio. La luna llena de cada mes es un periodo de intensificación de la energía y de elevada actividad espiritual; un momento de inspiración, de intuición y de mayor oportunidad para servir. La meditación en el momento de la luna llena es una técnica para establecer contacto efectivo con la luz y el amor actualmente necesarios en los asuntos humanos. En el momento de la celebración de la luna llena, ésta se encuentra en el lado opuesto de la tierra y alejándose del Sol. Esto permite la relación plena, directa y sin obstáculos entre la tierra y el sol, fuente de nuestra vida, nuestra energía y nuestra conciencia, lo cual simboliza la relación existente entre la personalidad humana y el alma. El tiempo de luna llena es la pleamar de las energías espirituales, tanto en el planeta como en el mundo del pensamiento humano. Quienes eligen servir de este modo, emprenden el trabajo mental de redención y renovación, transformando e iluminando la atmósfera interna de la conciencia humana. Es necesario alinearse subjetivamente con el grupo planetario de meditadores, tanto para llevar adelante el trabajo científico de este campo, como para proteger a la persona de una posible sobreestimulación. La participación de gente de muchas naciones aumenta la efectividad de este trabajo de servicio, por medio de la meditación; el grupo es más grande que la suma de sus partes.

En el momento de la luna llena, la afluencia de energía espiritual se acrecienta gracias al pensamiento enfocado de los meditadores en cooperación. Esto produce varios efectos: refuerza la relación subjetiva entre todos los miembros del reino humano; influencia también la relación entre la humanidad y los demás reinos que coexisten en este planeta. Las rectas relaciones humanas son una indicación de una correcta relación entre hombre y hombre, y entre el hombre y Dios; esto, a su vez, aclara el camino para la emergencia de una calidad de vida más elevada.

Cada mes, durante la luna llena, el sol está alineado con uno de los doce signos del zodíaco. Los signos indican la cualidad de las energías subjetivas disponibles, durante ese mes, para ser transmitidas. En los ciclos anuales, la humanidad como un todo está expuesta a toda la gama de experiencias. Estas energías y cualidades estimulan la evolución de la conciencia humana; las energías zodiacales pueden ser utilizadas por todos los individuos.

El trabajo consciente con estos diferentes tipos de energía espiritual lleva la inspiración y las ideas al alcance de las mentes y de los corazones humanos. La meditación, especialmente cuando se realiza en forma grupal y subjetiva, estimula un nuevo factor en la conciencia humana -una creciente madurez espiritual. Este amplio trabajo planetario de servicio mundial contribuye a la tarea de civilizar espiritualmente el planeta tierra.